La búsqueda constante de la excelencia

Todo nuestro personal está motivado por esta filosofía condescendiente. En nuestro oficio la fidelidad es rara, pero ellos conocen bien a nuestros clientes regulares con los cuales han establecido una connivencia de forma natural y participan de este recibimiento « a la carta » que no existe en ningún otro lado.

La noción de servicio es como la amistad, no se improvisa. Se construye con el  paso del tiempo y se intensifica gracias a las pequeñas atenciones las cuales no se aprenden en ningún libro, por definición estas atenciones van dirigidas a un individuo concreto en un momento concreto. Nuestros recepcionistas « Llaves de oro » forman parte de este espíritu de la casa  de dar lo mejor de uno mismo teniendo en cuenta al otro. La estancia en un hotel « Hôtels du Roy » es diferente tanto por la calidad de sus prestaciones como por la relación única que se crea diariamente entre todo el personal en relación directa e indirecta con usted.

Sólo un grupo  independiente como el nuestro puede dar está motivación para satisfacer a los equipos que están orgullos de su humanitarismo. Un verdadero equipo de profesionales, con oficios bien definidos, a su servicio: recepcionista, jefe de recepción, gobernanta general, director de la restauración, relación con el cliente, director técnico, comercial, reservas, seminarios y banquetes…     
Su impresión de la estancia se creará a partir de muchas atenciones, visibles e invisibles. Cada día trabajamos concienciadamente, maximizando el detalle y dejándole el mínimo margen al azar y el resto lo hace la bondad humana.