El punto panorámico más hermoso de Niza

Su ubicación es excepcional, suspendido en la colina del Castillo, justo al final del Paseo de los Ingleses, a pocos pasos del casco antiguo de Niza y del puerto del que zarpan los cruceros mediterráneos. A los pies del hotel, se encuentra la playa privada "Castel" donde podrá disfrutar del mar y del sol.

El hotel La Pérouse es un lugar poco común, es un sitio que uno desearía guardarlo en secreto para que no sea demasiado conocido. La vista de la bahía es única, no deja de sorprender.

Una invitación para descubrir la ciudad y sus centros de interés

El paseo Saleya, vía peatonal, es lo más típico del casco antiguo de Niza; su famoso mercado de las flores es un regalo para los sentidos. Niza es también una ciudad cultural; aproveche para visitar el museo Chagall, único en su estilo por las obras que muestra. La colección Matisse está reunida en la Villa des Arènes.

Si lo que prefiere es callejear, dé una vuelta por el jardín botánico, el jardín italiano del Monasterio o el jardín del museo Chagall (de estilo mediterráneo), que le acogerán con la generosidad del clima de la Riviera.

Un paseo soleado por las calles y playas de Niza

Desde el paseo de los Ingleses hasta el barrio del puerto, de la plaza Garibaldi al paseo de Saleya, de la plaza Massena a los jardines Albert 1er, no le faltarán recorridos para pasearse en Niza. Piérdase por las calles de la vieja Niza y disfrute de un helado a la italiana, admire la bahía de los Ángeles y la Costa Azul desde la colina del Castillo o viaje al pasado cuando visite el anfiteatro Les Arènes de Cimiezs. ¡La ciudad le acoge con los brazos abiertos!

¡De compras a la moda de Niza!

El famoso mercado de las flores de Niza, en el paseo Saleya del casco antiguo, abre todas las mañanas excepto los lunes. Allí encontrará centenas de variedades de flores y arbustos. El ambiente es distendido, acogedor y poético motivado por las flores y el sol. La mañana del lunes se reserva al rastrillo y a los anticuarios que llenan el paseo Saleya con el encanto de antaño.

Un paseo rico en acontecimientos llenos de vestigios culturales e históricos

La ciudad de Niza tiene numerosos edificios con una arquitectura única. A lo largo de los siglos, rusos, ingleses, italianos y franceses han dejado su huella en la ciudad. Numerosos monumentos, plazas y edificios son testigos de ello: las iglesias Sainte Réparate y Sainte Rita, la impresionante iglesia rusa o el monasterio de Cimiez y su espléndida rosaleda que dominan la ciudad y la colina del Castillo.

Ocio y relax en la playa

Después de haber visitado la ciudad, ¡llega la hora del ocio y el relax! Y también para esto Niza no escasea en recursos. Con sus numerosos kilómetros de playas soleadas se prestan a una diversidad de actividades: paseos en barco, buceo, baños, siesta en las rocas, paracaidismo ascensional, etc.

El casco antiguo de Niza: un barrio repleto de historia

El hotel está situado cerca del casco antiguo y del paseo Saleya, famosos por su mercado de las flores y sus anticuarios. A principios del siglo XVIII la gran mayoría de la población de Niza se concentraba en lo que hoy llamamos casco antiguo. En aquella época, Niza no era todavía francesa y los conflictos que esto suponía para Luis XIV dieron lugar a la destrucción de las murallas y de la fortificación Niza. Hoy en día, la ciudad se extiende por los alrededores y el litoral.

El hotel está situado exactamente en el muelle Robea-Capèu al final del paseo de los Ingleses, en la continuación del muelle de los Estados Unidos, que le da la vuelta a la colina del castillo y une la costa con el barrio del puerto. En nissart, la lengua de Niza, Rauba Capeu significa « que roba el sombrero » Como su nombre indica, es un lugar con mucho viento. Hasta 2002, pocos turistas se aventuraban a venir por esta misma razón. Desde entonces se han llevado a cabo muchas obras y hoy en día esta parte del muelle es una de las más visitadas de Niza por las maravillosas vistas que tiene de la de Bahía de los Ángeles. La arquitectura original de la costa permite que se pueda disfrutar de este paisaje estando al abrigo del viento. A pesar de esto, se ha conservado la autenticidad y el aspecto salvaje de las rocas.

A los pies del hotel encontramos la playa Castel. Encerrada en las rocas, concluye magníficamente el paseo de los Ingleses y ofrece una vista panorámica excepcional de toda la bahía de los Ángeles y del Paseo de los Ingleses bordeado de palmeras.

Disponibilidades & reservación